Corquiéu torna a Lorient cola so nueva versión pero’l mesmu espíritu

Corquiéu ye después de Felpeyu y Llan de Cubil un clásico de Lorient. A los músicos nótase-tos del escenariu que tan a gustu y al público de Lorien nun hai que convencelu de la so cálida musical. Otra vuelta amosáronlo cola nueva formación del grupo ribesellanu.

Na gaita de Corquiéu, sigue Roberto Suárez, Rigu, verdaderu animador y que lleva con flexibilidá’l lideralgu d’un grupu qu’amuesa por momentos el difícil equilibriu ente la flexibilidá plena de la inspiración y l’ensayada propuesta musical de faer accesible la música tradicional ensin arrenunciar a da-y la brillantez que merez.

Tamién sigue Daniel Álvarez a la flauta marcando veteranía y rigor musical escaeciéndose n’ocasiones del contestu, lo qu’ayuda a ensamblar les partes d’una nueva propuesta surdida de la necesidá tres la desapaición de la batería, Puru (David Mateos), nun accidente que nun pudo dexar de recordar Rigu, equí en Lorien, onde la batería dio’l so últimu conciertu, na anterior visita de la formación. Y siguen Jorge Ibañez al bouzuki y al baxu de pedal, haciendo de home semi-orquesta en manches estayes de l’actuación y Blanca Sáenz de Miera  al vigulín y Pablo Valdés a la guitarra. Pero nun ta yá Gemma García. Y Lucía alcuéntrase entá adautandose a un puestu difícil porque canciar con un grupu empobináu de forma natural a la execución instrumental siempre ye abondo complexo.

Ye la cuarta vegada que Corquiéu vien a Lorien y conoz sobradamente los sos escenarios, por eso sintióse más cómodu’l grupu nel escenariu festivu del Quai de Bretagne que nel formal del Grande Theatre de Lorien. Y por eso sonara un poco distintu un repertoriu que yá conocen los siguidores del grupu, la muñeira con que marquen en munches ocasiones el ritmu del conciertu, el so popular ‘Ribeseyana’, ‘Naguando por Asur’, les Muñeires de Valdés’ o los popurrís que hábilmente presenten n’escena, esencia viva del folk tradicional asturiano. Nel teatro hubo pequeños erros de conxuntu qu’amosaben que nun s’alcontraben tan a gusto como enrriba del escenario Festivu del Quai de Bretagne, el so lugar prefería de siempre en Lorient.